La pandemia del covid ha afectado principalmente a las residencias de mayores

Desde que comenzó la pandemia del coronavirus en España, han muerto por síntomas compatibles con esa enfermedad 22.566 personas mayores, que vivían en residencias tanto públicas como privadas.

Esta cifra significa que el 54% de las muertes notificadas oficialmente por el Ministerio de Sanidad de personas contagiadas por covid19 vivían en residencias de mayores. Es decir, dos de cada tres fallecidos estaban viviendo en residencias de mayores.

Las cifras dramáticas se traducen en enormes tragedias familiares, ni tan siquiera se les ha podido acompañar en sus últimos momentos a estas personas. Han fallecido en una UCI de hospital o en sus habitaciones de las residencias. Unas tragedias sobre las que hay que reflexionar y pensar si no se hubieran podido evitar con mayores y mejores medidas preventivas.

Los contagios en las residencias de mayores

Las residencias de mayores son lugares muy propensos al contagio debido a la cantidad de personas que conviven en espacios cerrados, expuestos a la contaminación que se produce por contacto y por los aerosoles. Los aerosoles, como hemos dicho en anteriores artículos, son las partículas que expulsamos al hablar, toser, gritar o cantar y quedan suspendidas en el aire, con o sin virus.

De ahí, la importancia de purificar el aire mediante dispositivos que sean capaces de eliminar esos aerosoles tan nocivos para la salud. Poca atención se le ha prestado a este aspecto depurativo del aire en las residencias de mayores.

Las autoridades sanitarias deberían establecer con obligatoriedad la instalación de elementos filtrantes y depuradores del aire.

La purificación del aire de las residencias evitaría contagios y muertes

¿Cuántas muertes se podrían haber evitado si en las residencias de ancianos se hubiera dispuesto de la adecuada depuración del aire? No es un asunto menor. Los científicos aseguran que la calidad del aire purificado limita las expansiones de virus u otras partículas nocivas para la salud.

Por supuesto, que esas instalaciones de purificación del aire tienen su coste, es necesaria una inversión para afrontar el desafío de los virus, por tanto, ¿no deberían las autoridades sanitarias proporcionar ayudas a esos centros de mayores para que tuvieran unas instalaciones limpias de virus?

No es tan difícil ni costoso instalar purificadores de aire con filtros HEPA, existen empresas especializadas y con la correspondiente acreditación sanitaria.

¡Cuánto beneficio para nuestros mayores supondría que fuera obligatorio instalar purificadores de aire con filtro HEPA en las residencias de mayores! ¡Cuánto sufrimiento y muerte se podría evitar si las residencias de mayores dispusieran de esos elementos depuradores!

INFINITA NATURA es una empresas comprometida con la defensa de la salud de las personas y muy en especial para la de nuestros mayores. Instalar purificadores de aire es una inversión en salud. Las autoridades sanitarias deben tomar conciencia de ello.