SÍNDROME DEL EDIFICIO ENFERMO

Síndrome del edificio enfermo

¿Cómo afecta a nuestra salud un edificio enfermo?

Antes de hablar de como nos afecta un edificio enfermo vamos a definir que es y cuales son sus factores y sus consecuencias.

El síntoma o síndrome palabra que acompaña habitualmente al edificio enfermo (SEE) surge en los años setenta pero no es hasta el año 1982 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando lo reconoce como: “Conjunto de molestias y enfermedades originadas o estimuladas por la mala ventilación, la descompensación de temperaturas, las cargas iónicas y electromagnéticas, las partículas en suspensión, los gases y vapores de origen químico y los bioaerosoles, entre otros agentes causantes identificados. que produce, en al menos un 20% de los ocupantes, un conjunto de síntomas inespecíficos, sin que sus causas estén perfectamente definidas”.

También la OMS calcula que este síndrome puede afectar al 30% de los edificios modernos y entre el 10% y el 30% de sus ocupantes.

Estableciendo dos tipos de edificios enfermos:
• Edificio temporalmente enfermo. Se trata de un edificio nuevo o recién renovado en el que los síntomas van disminuyendo a medida que pasa el tiempo. Suelen desaparecer al cabo de medio año aproximadamente. Suelen ser debidos a las emisiones de COV generados por los recubrimientos de paredes, suelos y materiales de la construcción.
• Edificio permanentemente enfermo: En este caso los síntomas persisten durante años. Suelen deberse a malas instalaciones fijas como por ejemplo iluminación, climatización y ventilación. También pueden deberse a emisiones del propio material de construcción como es el caso del gas radón emitido por el granito.

Consecuencias derivadas de un edificio enfermo provocan los siguientes síntomas:

• Irritaciones y picor de ojos, nariz y garganta.
• Sequedad de piel y mucosas.
• Mareos
• Rinitis
• Vértigos
• Eritema cutáneo.
• Fatiga mental, somnolencia.
• Cefaleas, vértigos.
• Mayor incidencia de infecciones de vías respiratorias altas.
• Dificultad respiratoria, jadeo, ronquera
• Alteraciones del gusto y del olfato.
• Náuseas.
• Asma, disfonía, tos.

Estos síntomas pueden ser de una forma más o menos leve, pero existe la posibilidad de que pueda aparecer la enfermedad de Lipoatrofia muscular o también conocida como la enfermedad de las oficinas. Se trata de un trastorno benigno del tejido subcutáneo que se caracteriza por unos hundimientos semicirculares en la cara delantera de los muslos provocados por una atrofia del tejido graso subcutáneo, pero que no llegan a afectar los músculos ni a la piel.

Los estudios más recientes muestran como causa más probable las descargas electrostáticas que reciben los trabajadores durante su jornada laboral. El entorno laboral, el mobiliario con el que se trabaja, la concentración de aparatos tecnológicos, los materiales utilizados, los campos electromagnéticos.

Es característico que los síntomas mejoren al abandonar el edificio e incluso desaparezcan en periodos vacacionales. Pero también hay que tener en cuenta que pueden afectar seriamente a la productividad laborar y derivar en un ambiente sumamente negativo o causar absentismos laborales.

Para poder evitar estos síntomas es imprescindible respirar un aire en el interior de buena calidad. Los purificadores de aire EOLIS Air Manager están preparados para poder ofrecer la calidad de aire que estos edificios necesitan. La formidable eficacia de sus filtros, están preparados para destruir virus, bacterias, moho, hogos, ácaros, olores, COV, gases, formaldehído, benceno, monóxido de carbono, dióxido de carbono, etc. Preservando del estado de salud de los empleados que estás expuestos a un aire muy contaminado en estos edificios y aumentando su rendimiento laboral.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies